Menú Principal

Estándares

El proceso de definición de estándares en Chile

En Chile, el Departamento de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) ha tenido por años el rol de definir estándares de información de salud. Varios de  los estándares que mencionamos en este portal son referencias de definiciones realizadas por el DEIS.

Un poco de historia

Un estándar es una norma o protocolo definido de facto o en forma regulada,  para facilitar la interoperabilidad y/o integración. Si nos detenemos a observar nuestro entorno, tal vez notemos que estamos rodeados de estándares. ¿Se imagina alguien qué sucedería si cada uno interpretara las luces de los semáforos como quisiera?.

Los estándares son necesarios para que las cosas funcionen de manera más fácil. Son útiles porque proveen un modo de resolver un problema, y permiten que dos o más personas trabajen en forma cooperativa.

image7171467181885914123

Los estándares  han existido desde el comienzo de la historia. Algunos fueron creados mediante decretos reales, como lo hizo el Rey Enrique I de Inglaterra, al instaurar una unidad de medida en el año 1120 d.C. llamada “codo”, que era equivalente al largo de su brazo.

Con el advenimiento de la Revolución Industrial en el siglo XIX, la demanda creciente por transportar bienes desde un lugar a otro obligó a desarrollar modos avanzados de transporte. El invento del ferrocarril proveyó de un medio rápido, económico y efectivo para enviar productos a través de los países. Esto fue posible gracias a la estandarización de la trocha o ancho de las vías férreas, que estableció una distancia uniforme entre los dos rieles. La ausencia de estándares trae problemas de coordinación. Imaginemos el caos y la pérdida de tiempo que se produce si un tren que inicia su recorrido con un cierto ancho de vía tiene que llegar a un punto con otro ancho.

En 1904, un enorme incendio se desató en la ciudad de Baltimore, Estados Unidos, convirtiendo un área de 80 cuadras en cenizas. Para ayudar a apagar el fuego, acudieron compañías de Nueva York, Filadelfia y Washington DC. Todo fue inútil: las mangueras no pudieron conectarse a la red de agua, pues los diámetros no coincidían con las tomas de los grifos. Como resultado, el incendio duró más de 30 horas y quemó unos 2.500 edificios. Esto hizo evidente la necesidad de creación de un estándar nacional para las mangueras, y la urgencia lo convirtió en realidad sólo en un año.

 

Estándares en la salud: estándares que salvan vidas

En salud, la necesidad de trabajar con estándares es tan apremiante como en los casos anteriores. Los problemas derivados de no contar con estos lenguajes comunes, y por lo tanto de no poder intercambiar y consolidar la información, son desastrosos. La estandarización es un requisito indispensable para lograr la interoperabilidad de los sistemas de atención, y la integración de los diferentes agentes que participan en el sector (laboratorios, clínicas, hospitales, farmacias, servicios de emergencias, entre otras), más aún cuando el funcionamiento en red es uno de los ejes estratégicos de la Reforma.

El proceso de cuidar la  salud de la población  usa intensivamente información en sus diferentes actividades: al momento de atender a un paciente, cuando se elabora un plan de salud, cuando se factura una atención, cuando se receta un medicamento, en las auditorias médicas, en el análisis epidemiológico, en el estudio de costo/efectividad, en la evaluación de oferta y demanda, en la formulación de normas y políticas, entre muchos otros. En todos ellos, el común denominador es el registro de un grupo de datos clínicos básicos (síntomas y signos, diagnóstico, exámenes complementarios e indicaciones de tratamiento). Su registro no estandarizado se ha constituido en una barrera para garantizar la buena atención y para generar las bases de conocimiento necesarias para la modernización del sector.
Los ahorros que se espera lograr con la estandarización de las transacciones electrónicas puede ser muy importante. Se pueden alcanzar reducciones de entre 15% a 45% como consecuencia de la disminución de los tiempos, la reducción de los dobles y triples registros, la disminución del uso de papel, de los errores médicos, de los exámenes duplicados, y de la oportunidad de la atención entre otras cosas.

Finalmente, la gestión de las condiciones sanitarias del país requiere de un registro
estandarizado de las autorizaciones sanitarias, fiscalizaciones, servicios sanitarios, etc. De esta forma, la autoridad sanitaria puede contar con el apoyo necesario para el diseño de políticas sanitarias nacionales y regionales.

En salud, se utilizan estándares para diferentes propósitos. Los más comunes son:

• Identificación de los pacientes/prestadores
– Sexo, Id paciente, Comunas, tipos de establecimientos etc.

• De comunicaciones
– TCP/IP, HTTP, XML, SOAP, WDSL, UDDI, Web Services

• De seguridad
– XMLDSIG: Firma digital, PKI, certificados
– Kerberos: protocolo de comunicación segura en redes inseguras
– SAML: Security Assertion markup language
– SSL: Seguridad de la capa de transporte
– HL7 RBAC (Role Based Access Control): define derechos de acceso según rol del usuario

• De mensajería
– Datos clínicos (HL7)
– Datos financieros y transacciones (X12N)
– Imágenes (DICOM)
– Prescripción de farmacias (NCPDP)
– Instrumentos médicos (IEEE, ASTM)

• De vocabularios o terminología médica
– Laboratorio: LOINC
– Anatomía patológica: SNOMED CT

• Morfologías, problemas, localizaciones
– Hallazgos clínicos: SNOMED CT, UMLS
– Diagnósticos, Motivos de consulta: SNOMED-CT, CIE10, CIAP
– Procedimientos: LOINC, CIE9
– Enfermería: NANDA (diagnósticos), NIC (Intervenciones), NOC (Resultados)