Menú Principal

Politicas

Las políticas para la aplicación de las Tecnologías de Información en Salud tienen por objetivo establecer las condiciones necesarias para dar soporte a los Objetivos Estratégicos del Sector. Esto se expresa en la creación de guías comunes para introducir la tecnología y la administración de la información. Estas guías aseguran procesos asistenciales y administrativos homogéneos que registran las atenciones prestadas en forma estandarizada para facilitar la interoperabilidad de las aplicaciones y la obtención de información completa, comparable, oportuna y de calidad en el sector, preservando la seguridad y confidencialidad de la misma.

Nuestra política procura alinear y articular a los diversos actores y componentes que intervienen en un proyecto tecnológico buscando un adecuado equilibrio entre la autonomía de los organismos que conforman el sector y las necesidades de un funcionamiento armónico sobre la base de procesos e información estandarizados. Se reconoce como condición fundamental para su materialización la responsabilidad de las autoridades superiores del sector en su liderazgo.

Las políticas derivan de los siguientes principios ordenadores:

• En el Sector Salud la información es un activo estratégico para llevar a cabo las acciones de preservar y gestionar la salud, por lo que debe ser resguardado a fin de garantizar su  disponibilidad, calidad y oportunidad. Además, se debe preservar la confidencialidad e  integridad.

• La gestión de la información aporta valor clave al ejercicio de la actividad de salud por parte de todos sus estamentos. Por ello deben definirse con claridad las responsabilidades para su generación, propiedad y uso.

• La única forma de gestionar la cantidad de información que se produce/consume en el sector, es mediante un uso intensivo de Tecnologías de la Información.

• La elaboración de una visión y la  incorporación de las TI en el sector son procesos que deben ser liderados por los directivos y responsables de los diferentes procesos  (asistenciales y/o administrativos) de cada institución.

• Los desarrollos deben ser coherentes con el modelo de arquitectura empresarial del sector. La arquitectura es equivalente al plan regulador de una ciudad.

• Se deben utilizar  los estándares definidos por el nivel central en las soluciones tecnológicas que se  implementan, lo que permitirá la integración al resto de los sistemas de la red asistencial, y tributar información al nivel central.