Menú Principal
29 de enero de 2016

Aportes y enseñanzas de la implementación de SIDRA en la Red de Salud Metropolitana Sur

Por: Equipo SIDRA, Servicio de Salud Metropolitano Sur

 

Si bien el Proyecto SIDRA se encuentra en ejecución desde el año 2009, en el Servicio de Salud Metropolitano Sur, hasta el año 2014, el avance en implementaciones de sistemas de información dentro de la red había sido acotado en relación a las metas y expectativas.

Luego de la reestructuración del departamento, en donde SIDRA pasó a ser considerado un proyecto clínico, cambió totalmente el enfoque de la implementación en los establecimientos de atención. Se comenzó a tomar como base de las implementaciones el conocer primero los procesos clínicos ya normados dentro de los establecimientos, para luego proceder con la implementación de sistemas de información. Esto permite, además de acercar a los usuarios finales a reconocer la ficha como propia, dar solución real a las necesidades asistenciales diarias que son infinitamente variadas, incluso en el mismo tipo de servicios pero de distinto centro asistencial.

Dentro de este contexto, uno de los principales aportes a la labor clínica es que la información contenida en los registros se visualiza de forma transversal a través de la red, permitiendo que distintos centros aporten en la construcción de una ficha clínica unificada, acercando la información necesaria para la toma de decisiones a cada uno de los profesionales que interactúan con el paciente de forma clara, continua y oportuna. Es realmente valioso el poder, por ejemplo, generar una referencia y contra-referencia efectiva entre una APS y un centro de atención secundaria, en la que ambos médicos establecen comunicación a través de la ficha clínica.

Si bien es sabido que existen dificultades durante el proceso de implementación en lo que se refiere a recursos humanos, condiciones habilitantes, proveedores de sistemas, equipos locales, entre otros, se considera que, luego de finalizado el proceso, los usuarios logran llevar a su diario vivir el uso del sistema de forma exitosa. Aún cuando son variadas las opiniones respecto al uso del Registro Clínico Electrónico, en términos generales existe una buena percepción en el ámbito asistencial. Indistintamente de la solución implementada, al ser los mismos usuarios finales los que aportan con sugerencias para cambios y mejoras, se genera un producto que cumple tanto con las normas vigentes como con la realidad asistencial chilena.

Dentro de las mayores enseñanzas como equipo proyecto, están el poder estimar la cantidad y calidad de apoyo que requieren distintos profesionales durante un proceso de implementación, la importancia de identificar líderes que guíen pero también mantengan la usabilidad de los registros, y el mantener una comunicación fluida entre empresa, Servicio de Salud y establecimiento en pos de tener una ficha lo más integra y completa posible.

Respecto a las expectativas frente al nuevo Convenio Marco para SIDRA 2.0, creemos que éste viene a demostrar que toda la labor, aprendizaje, errores y esfuerzos realizados durante el transcurso de la administración del primer convenio marco han servido de experiencia y brindarán a cada uno de los equipos SIDRA a nivel nacional las facilidades para dar continuidad a la implementación de la estrategia. Asimismo, valoramos que el nuevo convenio incorpore más herramientas para dar solución a las necesidades de la red asistencial, como lo es un sistema de ERP que permita gestionar recursos de forma eficiente.

Finalmente, para esta nueva fase de la estrategia SIDRA buscamos implementar la totalidad de establecimientos de la red, con el fin de iniciar con el siguiente paso de la visualización de una historia clínica única de pacientes, independiente del proveedor de la solución con que cuenten los establecimientos, con el fin de aportar a los lineamientos estratégicos del gobierno a la estrategia de Salud Conectada.