Menú Principal
29 de enero de 2016

Implementación de SIDRA en toda la red de urgencia Viña del Mar – Quillota: Problemas, avances y desafíos

Por: Carla Taramasco, PhD, Referente TIC SIDRA

y Dr. Osvaldo Becerra, Gerente SIDRA

Servicio de Salud Viña del Mar – Quillota

 

Tal como titula esta columna, la implementación total de SIDRA en toda nuestra red de urgencia es un hecho que nos llena de orgullo. Es más, el título podría haber sido, incluso, vanidoso: Somos el primer Servicio de Salud en Chile en completar la digitalización de sus urgencias. Pero más allá del titular, la meta alcanzada permite observar detenidamente el proceso que recorrimos para llegar a ello: un camino lleno de desafíos y aprendizaje.

La total implementación de SIDRA en urgencias era el objetivo central de una estrategia que desarrollamos en base a la siguiente idea: digitalizar la atención de salud, entregando calidad, seguridad y un trabajo en red efectivo. Este planteamiento exigía resolver algunos problemas.

Los problemas

El primer problema tuvo relación con la necesidad de capacitar al personal usuario del nuevo sistema. Por ejemplo, ¿cómo lograr que un funcionario que ha tenido un acercamiento paulatino a la tecnología y que toda su vida profesional ha realizado ingresos clínicos “a papel y lápiz”, se convierta en un ágil usuario de una plataforma tecnológica de registro clínico?

El ejemplo anterior refleja muchos casos en varios hospitales de la red, sobre todo en localidades que han tenido una penetración más lenta en cuanto al uso de las tecnologías. Pero las dificultades se extendieron incluso con aquel personal que ya tenía acercamiento a un “cotidiano digital” y tecnológico, puesto que la revolución que implicaba la implementación de SIDRA en las urgencias, traía consigo toda una adecuación a una manera diferente y novedosa de proceder. Es por ello que el diseño e implementación de un programa de capacitaciones fue fundamental.

Implementamos un programa de capacitaciones para sortear estos problemas. Primero, al llegar a un hospital se realizó un levantamiento de brechas. Se elaboró un programa de capacitaciones en base a la cantidad de personal a capacitar por recinto hospitalario. Las capacitaciones fueron dirigidas según los diferentes usuarios del sistema: médicos, enfermeros, técnicos paramédicos y otros. Luego de capacitado el personal, se levantó el sistema y se hizo un acompañamiento 24/7 con los nuevos usuarios, acompañamiento que en algunos casos duró dos semanas y en otros, de mayor complejidad, duró hasta dos meses. Luego de terminado el proceso de acompañamiento, los nuevos usuarios, en caso de dudas y/o problemas con el funcionamiento del sistema, pueden acceder a la mesa de ayuda telefónica para la resolución de estos inconvenientes.

El segundo problema que se nos presentó tuvo que ver con insuficiencias básicas de infraestructura en los recintos hospitalarios. Si bien el equipamiento computacional y de impresoras está contemplado y cubierto por la estrategia SIDRA, nos encontramos con falta de puntos de electricidad (enchufes) para conectar los computadores, falta de puntos de red para el equipamiento, incluso con la falta de mobiliario o soportes en el muro para los nuevos equipos. Dichos problemas pudimos resolverlos gracias a la gestión de los cuerpos directivos de cada uno de los hospitales, como también gracias al apoyo de TICs Sectorial del MINSAL.

Una vez implementado el sistema, tuvimos otro problema: un leve aumento en el tiempo de atención, lo que fue resuelto con el aprendizaje en el tiempo, por parte de los nuevos usuarios.

Los avances

En la medida que fuimos resolviendo los problemas en la implementación, mayor era la cantidad de servicios de urgencias que se fueron acoplando a SIDRA, hasta cumplir con la totalidad de la red. Si bien los avances conseguidos podrán constatarse con el paso del tiempo, a través del uso y operación del sistema, podemos ya enunciar algunos de ellos que consideramos relevantes.

Ahora, luego de la implementación, tanto el paciente como el personal clínico están en completo conocimiento de la trazabilidad de la atención realizada.

Para el Paciente: con el registro de los Datos de Atención de Urgencia, DAU, el paciente se lleva impreso en papel el registro de toda las prestaciones entregadas, de forma clara, legible y completa, de manera que esté totalmente informado respecto a la atención recibida.

Para el personal clínico: el hecho de tener un claro registro de las prestaciones entregadas, permite acceder a la trazabilidad exacta de los procedimientos realizados.

Otro avance tiene que ver con las posibilidades que aparecen al tener un registro clínico electrónico. Una de ellas es que podemos realizar un análisis estadístico para mejorar la atención en el futuro, e incluso, tomar mejores decisiones respecto de la atención clínica en nuestra red de urgencia.

Tanto los avances como el éxito en la implementación de SIDRA en la totalidad de la urgencias de la red Viña del Mar – Quillota, es producto del arduo trabajo de un equipo interdisciplinario, con un fuerte componente clínico y técnico (TICs) en estrecha colaboración tanto con el equipo de proveedores, con los cuerpos directivos de cada uno de los hospitales de la red y el permanente soporte de la dirección del Servicio de Salud.

Lo que viene: Desafíos 2016 y SIDRA 2.0

El gran desafío es todavía más ambicioso: digitalizar todo el registro clínico de un hospital o, lo que es igual, un hospital sin papeles. Esto implica digitalizar todo lo vinculado a la Atención Cerrada, los CAE, Unidad de Pabellones, Farmacia, entre otros. Otro desafío por venir es que todos los hospitales que tengan hospitalización pediátrica operen con un registro clínico electrónico compartido: digitalizar toda la hospitalización pediátrica de la red, al igual que lo realizado con la red de urgencias Viña del Mar – Quillota.

Recientemente se ha publicado el nuevo convenio SIDRA 2.0, del que tenemos expectativas, sin duda. Esperamos del nuevo convenio una mayor rigurosidad y claridad en los requerimientos a los proveedores. Es muy relevante que haya exactitud y claridad en dichos requerimientos para evitar malos entendidos en el desarrollo de la implementación que nos queda por llevar a cabo.

Las posibilidades de optimizar la información recabada en los registros electrónicos de la atención clínica son valiosísimas. Es por ello que esperamos que sea facilitado el acceso a los datos recogidos a los Servicios de Salud, para generar conocimiento a partir de esa información. El registro de información por sí sólo tiene una utilidad limitada respecto a su verdadero potencial. La utilidad real del registro de los datos está la interpretación de éstos y la extracción de conocimiento a partir de dicha información, con el fin de tomar mejores decisiones en política pública sanitaria.

Otros punto importantes a considerar, son la mayor estandarización de los procesos, interoperabilidad entre sistemas y mejorar la calidad del registro.