Menú Principal
19 de abril de 2015

TICs y seguridad del paciente: el director de orquesta para una gran sinfonía

Columna de Opinión de Rodrigo Castro Apablaza, Jefe Departamento de Gestión Sectorial de TIC, publicada en Revista Informática Médica Nº20 – marzo de 2015

Para que una pieza musical suene correctamente y genere lo que el autor desea transmitir para el disfrute de su audiencia, todos los instrumentos deben estar bien afinados y los músicos interpretar su parte en perfecta armonía y sincronización. El resultado final es arte, regocijo para los sentidos.

Un hospital también puede ser visto como una orquesta, donde cada uno de los instrumentos, aparatos, máquinas y tecnologías que participan en la atención y tratamiento de un paciente deben estar siempre en óptimas condiciones de funcionamiento para el cuidado y seguridad del paciente.

Actualmente dentro de un hospital existe una multiplicidad de tecnologías de apoyo a la actividad clínica. Equipos diagnósticos de imagenología, sofisticados sistemas y aparatos para la monitorización de pacientes, equipos con inteligencia artificial que incluso son capaces de operar a distancia, sistemas de laboratorio de alta precisión, sistemas de identificación y control administrativo de los pacientes, entre otros. En este contexto, la seguridad del paciente depende tanto del intercambio seguro de información médica como del funcionamiento seguro de los dispositivos médicos. Se cuenta con que todos ellos estén disponibles cuando se requiera y con que no fallen en sus lecturas y resultados.

Muchos de estos dispositivos funcionan interconectados o necesitan de la información de otro aparato o sistema. Mientras más complejos se vuelven los dispositivos conectados en red, mayor es la necesidad de entender los riesgos que involucra y los desafíos de generar sistemas que aseguren la interoperabilidad y la comunicación entre ellos. Los hospitales necesitarán una guía para comprender, gestionar y controlar los riesgos relacionados con la incorporación de dispositivos médicos en la red informática del hospital.

La organización internacional de normalización (ISO) y la Comisión Electrotécnica Internacional (IEC) formaron en 2008 un grupo de trabajo conjunto para elaborar una norma que se ocupa de la gestión riesgos asociados en redes sanitarias. En 2010 vio la luz la Norma de gestión del riesgo para las redes que incorporan dispositivos médicos IEC 80001-1.

Fue concebida como un primer paso para abordar estas cuestiones. Se centra en las acciones que un centro de salud debe emprender al conectar dispositivos médicos a la red informática. Define tres áreas clave de gestión de riesgos: preservar la salud del paciente; eficacia o la capacidad de una organización de salud para llevar a cabo estas tareas; y seguridad de datos y sistemas, que se ocupa de la capacidad de una red para proteger información sensible para el paciente.

La norma puede ayudar a establecer el marco sobre el cual basar un enfoque de gestión de riesgo para las redes IT que incorporan dispositivos médicos y definir requisitos para la compatibilidad entre dispositivos electrónicos.

En Chile, aún falta camino por recorrer. No obstante, se están dando los primeros pasos para la adopción de estándares internacionales en esta materia. La Corporación Chilena de Normalización Electrotécnica, que a su vez es el Comité Nacional de IEC está trabajando con la Superintendencia de Electricidad y Combustibles para actualizar las normas vigentes en nuestro país.

En lo que respecta a seguridad del paciente, no solamente importa la variable de la práctica médica, sino también el funcionamiento óptimo de los dispositivos de apoyo clínico que tienen cada vez más tecnología incorporada y son instalados gracias a la gran inversión pública en los establecimientos sanitarios.

La vigilancia en línea de estos dispositivos que comuniquen vía bluetooth los controles y estado de funcionamiento de la máquina a un tablero de mando que monitoree 24/7 todos los aparatos médicos, con sistemas de alerta sobre su funcionamiento, mantención y fidelidad de la información que entregan, será una necesidad en breve plazo. Estaremos enfrentados al desafío del funcionamiento en red de estos equipos y necesitaremos un “director de orquesta” que se encargue de que todo funcione correctamente.

Son los directores de hospital los responsables de que las condiciones de infraestructura del establecimiento sean óptimas. En este contexto, el rol del jefe TIC adquirirá mayor relevancia y se le exigirá una mayor capacidad de reacción. Se hace necesaria la inversión en desarrollo de recursos humanos y mejora de las capacidades técnicas del equipo TIC con una línea presupuestaria dedicada y de largo plazo.

En esta sinfonía que tiene como finalidad última resguardar la seguridad del paciente, la batuta será un tablero de mando que recoja los indicadores de cada uno de los sistemas y aparatos conectados y el director de orquesta que vigile que ningún instrumento desafine, será el responsable TI del hospital.

Cambiar los procesos y la cultura para llegar a esta realidad puede ser difícil, pero cuanto antes se produzcan estas transformaciones, antes se podrán ver los beneficios.

lámina 1

IEC 880001(VDE 0756-1) Redes Médicas

 

lámina2

Gestión de riesgos para redes TI con dispositivos médicos

IM-20-Columna-de-opinión-Rodrigo-Castro-1IM-20-Columna-de-opinión-Rodrigo-Castro-2